Ropa para guardería

¿Cómo elegir la ropa para la guardería?

La ropa para guardería de tu bebé tiene que ser cómoda, fácil de limpiar, y que le permita moverse de manera flexible para realizar cualquier actividad: sea correr, brincar, utilizar juegos de mesa, pintar, etc. En los siguientes párrafos te estaremos dando las claves para elegir las mejores ropas para guardería.

Debe ser cómoda antes que estética

La ropa influye en la experiencia que tienen los niños en la guardería. Si se sienten incómodos, entones pensarán que es el ambiente, los otros niños, el lugar, u otros aspectos que no tienen nada que ver sino con la ropa. Por tanto, inconscientemente se generará un rechazo.

Por tal motivo, debes evitar una ropa para guardería que sea más estética que cómoda. Siempre aconsejamos que elijas pantalones y camisetas que sean holgadas, livianas, y que faciliten el cambio de pañales.

Incluso puedes ponerle un peto para bebés. En este caso, asegúrate de que las prendeduras sean fáciles de abrir y cerrar.

En caso de que tu bebé tenga entre 1 a 3 años, la ropa debe ser confortable y elástica para que pueda trepar, saltar, jugar, y correr con total libertad. Cuando controle sus esfínteres, asegúrate de que sea lo suficientemente practica para que pueda bajársela y subírsela él mismo cuando deba ir al baño.

Prioriza la calidad

La guardería es una etapa donde los niños transpiran demasiado. Su piel permanece mojada durante la mayoría del tiempo. Motivo por el cual, si la ropa para guardería que eliges no es capaz de permitirle transpirar a su piel, se lastimará y se irritará. Al final puede hasta aumentar las probabilidades de que se refríe.

Muchas de las ropas que usan tejidos orgánicos no permiten una correcta transpiración. Por eso es necesario asesorarse con un especialista o el propio personal de tienda para saber cuál es la más indicada.

Te interesa: Recomendaciones sobre ropa para niños pequeños

Escoge una ropa para guardería lavable y resistente

El 80% del tiempo vas a tener que lavar la ropa una vez que lleguen de la guardería. Esta es la razón de que siempre debas optar por tejidos resistentes al lavado y con una tela que permita un secado rápido.

Esto también es una ventaja para él, ya que las telas fuertes protegen su piel, en especial cuando hablamos de los codos y las rodillas, de los roces y las caídas.

El calzado es tan importante como la ropa

Las zapatillas y el modelo de calzado son tan importante para su comodidad como el resto de las prendas. Lo mejor para los bebés en esta etapa son aquellos que no tienen cordones o vienen con velcro para ajustar. Así no correrás el riesgo de que te llamen de la guardería diciendo que se tropezó y se cayó.

Por otro lado, al igual que las prendas, debe tener propiedades altamente transpirables, como las sudaderas. Evita cualquier clase de calzado que sea de plástico o completamente cerrado. Otro aspecto por el cual nunca le deberías optar por calzado cerrado es porque aumentaría las probabilidades de que sufra por ampollas, dermatitis, u hongos.

¡Toda la ropa que necesitas está en Boboo!